Loading Posts...

¿Por qué anidamos las embarazadas?

Recuerdo claramente  una mañana alrededor de la semana 36 de mi primer embarazo. Amanecí con una energía especial, mi reloj interno comenzó la cuenta regresiva hacia el día del parto; sentía mi corazón acelerado y una urgencia de dejar todo listo como si no existiera un mañana!

Estuve todo el día ordenando la ropa de mi bebita que ya había lavado previamente con un jabón especial que una amiga me había recomendado, no solo por talla sino también por colores, mangas largas y cortas, estaciones del año...

Mas tarde ese día caí en la cuenta de que ya estaba inmersa de cabeza en el Nesting, el instinto natural de anidación que suele llegarnos a las mujeres en el tercer trimestre del embarazo.

Efectivamente, un estudio publicado en el Journal Evolution and Human Behavior realizado por la Universidad McMaster de Canadá se propuso analizar científicamente este mecanismo involuntario y las conclusiones fueron que efectivamente el nesting llega a su pico máximo en el tercer trimestre del embarazo, que las conductas más frecuentes tienen que ver con organizar y clasificar mas que con limpiar y desinfectar, y que la clasificación incluye también a las personas con quienes decidimos relacionarnos. Esto lo vi claramente en mi necesidad de refugiarme en mi casa rodeada únicamente de mi pareja, mi mama y mi perro, casi sin ganas de socializar con el exterior.

Aunque hay variaciones claro, una gran amiga mía me confesó que una noche semanas antes de dar a luz estuvo varias horas cepillando las uniones de los azulejos de su baño con un cepillo de dientes y cloro!

Y por qué hacemos esto? Simplemente porque es lo que hacían nuestros ancestros, afirman los autores del estudio. En la era de las cavernas las mujeres se veían en la necesidad real de equiparlas con musgo suave y pieles de animales para proveer calor a su bebé, y si se alejaban mucho de su cueva estando en estado avanzado de embarazo ( donde obviamente no podrían correr tan velozmente como antes) corrían mucho más riesgo de ser devoradas por algún animal hambriento. De esta manera la naturaleza nos avisa que es tiempo de alistar el nido y rodearnos del apoyo de nuestra gente querida.

Pero no te preocupes, afortunadamente una vez que nace tu bebe ya no tendrás este impulso de limpiarlo y ordenarlo todo, en parte por el cambio hormonal pero sobre todo porque estarás tan ocupada y cansada que incluso a veces te olvidaras de cepillar tus propios dientes!

Te propongo ante todo, tomarlo con humor, riámonos de nosotras mismas y anidemos felices!

 

Glenda

10628091_920717868045870_481041244860417406_n

 

2
LoveLove
0
HeartHeart
0
HahaHaha
0
WowWow
0
YayYay
0
SadSad
Voted Thanks!

capowebmaster

The author didnt add any Information to his profile yet